¿Estaré perdiendo la cordura?

.Cuando se trabaja con los dolientes, una de las preocupaciones más constantes es el cuestionamiento de sentimientos, emociones y reacciones hacia la pena.
Frecuentemente escucho “¿estoy enloqueciendo?” Ciertamente, el vasto y abrumador flujo de emociones puede sorprender a quienes se encuentran en las etapas iniciales de duelo. Puede ser aterrorizante, intimidante y confuso. Sin embargo, una de las razones fundamentales por las que los grupos de apoyo son tan efectivos ayudando a los padres al través de su duelo es la confirmación que prestan cuando otros comparten sentimientos y pensamientos similares. Parece que existe una sanación cuando los nuevos dolientes descubren que sus “pensamientos irracionales” no son anormales para los que experimentan una pérdida similar. He aquí algunos síntomas físicos y emocionales comunes para aquellos en duelo:

  • Un sentimiento de cerrazón en la garganta o de pesadez en el pecho con respiración agitada. Puede sentirse como un ataque de pánico o ansiedad y que no se tiene control sobre cuándo o dónde ocurrirá.
  • Un vacío en el estómago y pérdida (o aumento) de apetito. Contacta a tu médico si persiste por más de algunas semanas.
  • Dolor y/o nausea en el estómago. Otra vez, llama a tu médico si esto persiste.
  • Intranquilidad y un deseo por la actividad, pero con dificultad para concentrarse. Enfocarse es difícil y olvidar las cosas es bastante aparente.
  • Estar en un estado similar al trance, permaneciendo sentada(o) por horas mirando fijamente.
  • El sentimiento de que la muerte del bebé nunca ocurrió (esto puede incluir el tratar de encontrar al bebé y checar repetidamente su cuarto o cuna).
  • Mareo o desorientación.
  • Sintiendo la presencia del bebé. Para algunos, esto es reconfortante.
  • Frecuentes dolores de cabeza.
  • Impaciencia con las tareas diarias de la casa.
  • Sentimientos de ambivalencia hacia los hijos vivos. Esto es sorprendente para muchos. Sin embargo, recuerda que el luto implica mucho trabajo y lleva mucha energía. También los otros hijos. A lo mejor, no tienes tanta energía reservada durante las etapas iniciales del luto para tolerar cuidar a otros niños en todo momento. Considera pedirle a un familiar que te ayude para que tú puedas pasar tiempo a solas y cuidando de ti mismo(a) durante los primeros meses.
  • Dificultad para dormir o para conciliar el sueño y posiblemente tener sueños acerca de la persona querida.
  • Dormir todo el día o sentir que no te quieres levantar de la cama y enfrentarte al mundo.
  • Sentir culpa debilitante o ira. Estas dos emociones son particularmente difíciles de sobrellevar en el proceso de luto. Muchos padres se encuentran a si mismos plagados de “hubiera”.

Otra vez, sólo con saber que estos sentimientos y emociones son una parte normal del proceso de luto ayuda a muchos padres. No, no estas perdiendo la cordura en absoluto. A lo mejor un poco de locura es justificable. Recuerda, tu bebé murió. No hay justicia en esto. Reconociendo y trabajando al través de estos sentimientos no disiparán estas duras pruebas un día mágicamente. Pero gradualmente, la paz llega. Al través del amor de tu bebé, la sanación llegará.

Traducido por Carla Hoffmann, para FUNDACIÓN ESPERANZA, en memoria de César(04/06/97), Josephine (09/03/97) y Carlota (12/02/98)

3 Comentarios

  1. Jessica
    Ene 21, 2014

    Gracias a vos por leer y por tu comentario.
    Un abrazo muy fuerte para vos Natalia!

  2. natalia
    Dic 3, 2013

    me sentí muy identificada..todo…todo tal cual……pero el día de sentir paz llega…….y la mirada se vuelve otra…gracias or compartir el informe!

  3. Melissa Sanchez
    Dic 3, 2013

    que hermosas palabras
    Sentir culpa debilitante o ira. Estas dos emociones son particularmente difíciles de sobrellevar en el proceso de luto. Muchos padres se encuentran a si mismos plagados de “hubiera”.

    Otra vez, sólo con saber que estos sentimientos y emociones son una parte normal del proceso de luto ayuda a muchos padres. No, no estas perdiendo la cordura en absoluto. A lo mejor un poco de locura es justificable. Recuerda, tu bebé murió. No hay justicia en esto. Reconociendo y trabajando al través de estos sentimientos no disiparán estas duras pruebas un día mágicamente. Pero gradualmente, la paz llega. Al través del amor de tu bebé, la sanación llegará.han llegado a mi en mi momento de recaida no suelo hablar de mis sentimientos ni de lo sucedido pero sus palabras me han tranquilisado pasan los años y hay momentos q paresn invivibles y legan cuando creo q ya paso aprendi q uno vive con ese dolor q jamas se olvida,gracias

Dejame tus comentarios